El puente de El Dorado, que ya no está quebrado

¿Interesado en donar?

En el camino hacia la construcción colectiva de paz y confianza, habitantes de la comunidad de El Dorado iniciaron un trabajo de transformación que le cambia la cara a uno de los espacios cotidianos y más emblemáticos de la zona: el puente, el cual conecta a varias veredas con el municipio de Cumaral.


Para llegar desde Bogotá a este puente se va por la vía que conduce a Villavicencio, se toma el desvío a Acacías y, por allí, durante un recorrido de 35 minutos en el que es posible apreciar las notables diferencias entre el paisaje de la ciudad y los que al disfrute de la vista brinda el campo.


Luego del recorrido, cuenta el profesional, fue posible llegar a la zona… Todos, hombres, mujeres y jóvenes, dispusieron sus esfuerzos para iniciar con la reparación del puente. Los hombres picaban, inmunizaban, colocaban y aseguraban la madera, un arduo proceso que acompañaban las mujeres y otros jóvenes, desde la cocina, con la preparación de una olla comunitaria. Así, con la unión de múltiples esfuerzos la comunidad logró iniciar la recuperación del puente, sendero a través del cual es posible comunicarse con otros territorios, transitar en las épocas de invierno y llevar alimentos e insumos necesarios para la vida diaria.


Una de las conclusiones que extrae la gente de esta acción, afirma el profesional de apoyo, es que no se le debe dejar todo al Estado, sino que en ellos están en la posibilidad de transformar y recuperar el territorio. Con esto y a partir del trabajo social, la comunidad seguirá reformando con sus manos el puente que les permite conectarse los unos con los otros.

Transformaciones reales


 
 

CONTÁCTENOS